Calendario

VOLVER A OIR



Libre Acceso A.C.



Trabajo multidisciplinar. Un equipo de varios especialistas del Hospital Clínico ha logrado que 18 personas recuperen el sentido auditivo desde noviembre de 2003, cuando comenzó el programa

Málaga. Rosario es muy habladora. Debe ser su pequeño desquite por los años que pasó sumida en el silencio. Durante mucho tiempo rehuyó las conversaciones porque no se enteraba de lo que le decían. Ahora habla hasta por los codos y utiliza el móvil sin dificultad.

Su vida dio un vuelco el día que decidió someterse a un implante coclear, una intervención para casos de sordera profunda que consiste en colocar un dispositivo externo e interno en el oído para que los sonidos puedan llegar al cerebro. "Dios bendiga al que ha hecho este invento", clama Rosario Casaucao, que tiene 76 años y estuvo más de cinco privada del sentido auditivo.

Sus problemas empezaron a los 40, con ruido en el oído. Durante mucho tiempo usó audífono, pero llegó un día en que ya la comunicación le resultaba imposible. Cuenta que no oía ni el timbre y que su perro había aprendido a avisarle cuando alguien tocaba el portero. Rosario se operó hace un año en el Clínico. Tras la intervención, salió a dar un paseo por los alrededores del hospital. "Volví a oír los pájaros. Fue emocionante", dice como si todavía no se lo creyera.

Su caso es uno de los 18 implantes realizados por el Servicio de Otorrinolaringología del hospital. Hay otras historias no menos conmovedoras, como la de una mujer a la que recuperó el mundo de los sonidos después de 60 años de sordera o el de una joven que perdió la audición tras un atentado de ETA.

Una parte del implante se coloca en la cóclea –de ahí su nombre– que es una zona interna del oído con forma de caracol. La intervención no es fácil. Para empezar, los cirujanos tienen que hacer un orificio en el hueso que está detrás de la oreja. Taladran como si trabajaran con un guarrito. En la parte interna, deben operar con microscopio dado el reducido tamaño de la cóclea. Un error de un milímetro puede acarrear complicaciones, como lesiones en los nervios faciales o alteraciones gustativas.

Los dispositivos, que cuestan unos 24.000 euros, son ahora portátiles. Pero el primer implante coclear que se hizo en Estados Unidos en 1969 obligaba al paciente a permanecer anclado a una máquina si quería oír. El jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Clínico y coordinador de estos implantes, Gabriel Rodríguez Baró, advierte que estas intervenciones no pueden hacerse en todos los casos. Sólo en aquellos en los que hay una sordera profunda de ambos oídos. "Es para personas que no perciben conversaciones ni con audífonos ni con gritos", aclara.

El Clínico es el único hospital malagueño que hace implantes cocleares. El programa, que comenzó en noviembre de 2003, requiere del trabajo en equipo de otorrinolaringólogos, anestesistas, audiólogos, logopedas y psicólogos. Y es que no basta con que los cirujanos coloquen el aparato al paciente. Después el enfermo debe aprender a usarlo para poder oír. El proceso puede durar hasta seis meses.

Esther Valdeolmillo, logopeda del programa, explica que "a menor tiempo de pérdida auditiva, mejores resultados". El nivel de éxito también es mayor si se trata de un paciente que perdió la audición a avanzada edad que si es niño que nunca ha oído porque carece de memoria auditiva. En Málaga no se hacen implantes cocleares infantiles. Estos casos se derivan a Granada. Valdeolmillo insiste en que el problema no acaba tras la operación: "Con la intervención se les da una herramienta y tienen que esforzarse para aprender a usarla".

Los implantados deben tener ciertos cuidados. No pueden pasar por los arcos de seguridad ni someterse a resonancias porque las ondas magnéticas sobreestimulan los electrodos que lleva el mecanismo. También deben evitar las inmersiones porque es un dispositivo muy sensible. Pese a estas precauciones y a la rehabilitación que es imprescindible, Rodríguez Baró es tajante: "¿Qué ventajas tiene? Todas. Es poner en contacto de nuevo a un paciente con el mundo del sonido, con todo lo que eso significa".


Fuente: Diario Málaga Hoy, 28.05.06.




[ Volver Atrás ]
Página desarrollada por el Laboratorio de Cómputo de Ingeniería de la Universidad La Salle
Alumnos que han colaborado con la página de internet de Libre Acceso, A.C, a partir del año 2003 con su servicio social.